Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Los trabajadores de basureros de Bezana dejarán de recoger la basura el 26 debido a la falta de aumento salarial.

Los trabajadores de basureros de Bezana dejarán de recoger la basura el 26 debido a la falta de aumento salarial.

En Santander, CCOO ha decidido convocar una huelga indefinida en el servicio de recogida de residuos de Bezana a partir del 26 de marzo. Esta acción se da a tan solo dos días del inicio de la Semana Santa y tiene como motivo principal la falta de aumento salarial para los 12 trabajadores, quienes llevan con sus salarios congelados desde 2017. La decisión de iniciar la huelga fue ratificada en una asamblea realizada el pasado viernes.

La Federación de Hábitat de CCOO ha dado a conocer esta situación en un comunicado emitido el jueves. En el comunicado se destaca el "maltrato permanente a los derechos" de los trabajadores que prestan servicios para la empresa Agricultores de la Vega de Valencia, a la cual se le ha otorgado el contrato de prestación de servicios desde el 1 de febrero. Se ha indicado que los trabajadores están sujetos a salarios, jornadas laborales y condiciones establecidas en las tablas salariales del año 2017.

El secretario general de la Federación, Jesús de Cos, ha expresado su descontento debido a la falta de consideración hacia los trabajadores al elaborar los requisitos del concurso. Tanto la Corporación municipal anterior como la representación sindical existente en ese momento no propusieron mejoras significativas en el pliego de condiciones.

Después de que el pliego fuera objeto de concurso y adjudicado a finales de 2023, se firmó un convenio colectivo sin mejoras salariales ni condiciones, con una congelación de los salarios desde 2018 hasta 2023. De Cos resalta que esta falta de aumentos salariales limita gravemente la capacidad de negociación colectiva de los trabajadores y afecta negativamente sus condiciones laborales.

El sindicalista ha señalado la problemática de las ofertas excesivamente bajas en las subcontratas, las cuales resultan favorecidas en las adjudicaciones y posteriormente impiden cualquier intento de mejorar salarios, plantillas o jornadas laborales. Esto, a su vez, condiciona el derecho a la negociación colectiva de los trabajadores y los lleva a una situación insostenible que ha desembocado en la decisión de iniciar una huelga.