Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Mujer condenada a seis meses de prisión por ingresar sin permiso al hogar de la pareja de su exesposo en busca de sus hijos.

Mujer condenada a seis meses de prisión por ingresar sin permiso al hogar de la pareja de su exesposo en busca de sus hijos.

Una mujer ha sido condenada a seis meses de prisión por allanamiento de morada en Cantabria, luego de entrar a recoger a sus hijos en la vivienda de la pareja de su exmarido sin su consentimiento. La condena fue impuesta por la Audiencia Provincial de Cantabria y se basó en la valoración de la "crisis de pareja y el conflicto por la guarda de los niños".

La mujer fue enjuiciada por un jurado popular que la declaró culpable por mayoría de siete a dos votos. El Código Penal establece una pena de seis meses a dos años de cárcel por allanamiento de morada, y la jueza optó por la pena mínima, teniendo en cuenta las circunstancias del caso, como la crisis de pareja y el conflicto por la guarda de los niños.

El jurado la declaró no culpable por el delito de hurto de enseres de la vivienda de la pareja de su exmarido. Por lo tanto, la jueza la absuelve de este delito en su sentencia, que puede ser apelada ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Según los hechos probados, la mujer tiene tres hijos con su exmarido, de quien se estaba divorciando en el momento del incidente. Dos de los hijos estaban pasando unos días con su padre cuando la madre pensó que podrían estar en casa de la pareja de su exmarido, por lo que fue a la vivienda para llevárselos a Canadá, donde reside.

Al llegar a la vivienda, la hija de la propietaria intentó cerrar la puerta para evitar que entrara la madre de los menores, pero esta logró entrar empujando la puerta. Permaneció en la vivienda llamando y buscando a sus hijos hasta que la propietaria le pidió que se marchara.

Al salir de la vivienda, la mujer tomó una maleta con pertenencias de sus hijos, sin saber que en su interior había ropa de su exmarido y de la pareja de este. El jurado consideró probado que la mujer entró a la casa en contra de la voluntad de la propietaria.

La defensa argumentó que el hecho de ingresar para buscar a sus hijos no constituye un delito de allanamiento de morada. Sin embargo, la jueza respondió que el fin perseguido no justifica la conducta ilegal de haber entrado en la casa sin el consentimiento de la propietaria.

La sentencia señala que la acusada admitió que no existía una resolución judicial que atribuyera la guarda de los menores a ninguno de los progenitores, y que buscaba llevarse a los niños a Canadá, donde tenía su residencia. La magistrada considera que no se ha justificado que esta situación y objetivo no pudieran lograrse a través de medios legales.

En conclusión, la mujer entró y permaneció en la vivienda en contra de la voluntad de la propietaria, vulnerando el derecho constitucional de la inviolabilidad del domicilio y cometiendo el delito de allanamiento de morada por el que fue acusada, según dicta la sentencia.