Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Revilla y Buruaga: distendido traspaso en el Gobierno de Cantabria con café y oficina disponible.

Revilla y Buruaga: distendido traspaso en el Gobierno de Cantabria con café y oficina disponible.

El regionalista Miguel Ángel Revilla (PRC) y María José Sáenz de Buruaga (PP) han realizado un distendido traspaso de poderes al frente del Gobierno de Cantabria. Revilla ha expresado su tranquilidad al dejar el cargo, afirmando que se va "sereno" y contento de dejar una región en buen estado. Destaca los logros obtenidos durante su mandato, como la mejoría en el empleo, la educación, la sanidad y el turismo. También hace mención a los proyectos transformadores en marcha, como La Pasiega, el Museo de Prehistoria y Arqueología, y el crecimiento del Puerto y el aeropuerto.

Revilla considera que deja Cantabria en muy buenas condiciones, por lo que cree que Buruaga no tendrá que hacer recortes y podrá hacer un presupuesto expandido para el siguiente año. Aunque no le ha dado consejos a la nueva presidenta, le ha expresado que está a su disposición para cualquier cosa que necesite. También ha deseado lo mejor a su sucesora y ha afirmado que si el PP hace una política sensata, el PRC no será un impedimento desde la oposición.

El regionalista destaca la decisión del PRC de abstenerse en la investidura de Buruaga para permitir un gobierno del PP en solitario. Opina que es una muestra de sensatez y coherencia por parte del partido, y cree que esta fórmula puede ser exportable a otros lugares del país.

Revilla ha bromeado sobre el intercambio de despachos con Buruaga, mencionando que él se lleva objetos personales como su cepillo de dientes y su laca del pelo. Aunque ha anunciado que no se presentará de nuevo para el cargo, ha mencionado que se dedicará a proyectos personales y posiblemente se le verá más en televisión.

Antes de subir al despacho, Revilla y Buruaga han compartido un café en un bar cercano a la sede del Gobierno. Luego han visitado el despacho de la Presidencia, donde Revilla ha mostrado a Buruaga los pocos objetos que había en él. Además, han hablado sobre el balcón del despacho, que ambos consideran lo mejor.