• sábado 01 de octubre del 2022

Se encara a siete años por abusar de una mujer que dormía en la habitación de su compañero de piso

img

La víctima demanda esa condena, al paso que la Fiscalía atrae año y medio de prisión al acusado

SANTANDER, 18 Jun.

Un hombre se encara a una lástima de siete años de prisión por abusar sexualmente de una mujer que dormía en la habitación de su compañero de piso, y que demanda esa condena, al tiempo que la Fiscalía de Cantabria atrae año y medio de prisión.

El juicio se festejará este lunes, 20 de junio, desde las diez.00 horas en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, informó el Tribunal Superior de Justicia de la red social autónoma.

Según el escrito del ministerio público, la víctima dormía desviste bocabajo en cama de un hombre con el que había pasado la noche, que compartía piso con el procesado. Cuando el primero se fue a trabajar, el segundo, "guiado por un ánimo de agradar sus deseos carnales", entró en el dormitorio de su compañero y se puso sobre la mujer mientras que dormía.

Así, le efectuó "tocamientos vaginales para, acto seguido, seguir a penetrarla, asimismo vaginalmente", instante en que ella se percató de que quien hacía esos actos sexuales no era su amigo. Entonces, "se quitó de encima al acusado, al unísono que le propinaba una bofetada".

El enjuiciado "continuó sin reaccionar" en la habitación, con lo que la víctima "cogió una botella de cristal para defenderse por si acaso procuraba agredirla, frente a lo que el acusado abandonó el sitio".

El juzgado de instrucción le impuso una medida cautelar de alejamiento y prohibición de hacer llegar con la mujer, tal como de escapar del territorio nacional.

La Fiscalía considera estos sucesos constitutivos de un delito de abuso sexual -modalidad de actos que atentan contra la independencia sexual-, merecedor de una condena de un año y medio de prisión, alejamiento y prohibición de hacer llegar con la víctima a lo largo de cinco años, y una medida de independencia observada consistente en someterse a un programa de educación sexual. En término de compromiso civil, pide que la indemnice con 3.000 euros por el daño ética provocado.

La acusación especial, por su lado, cuenta de qué manera el acusado, compañero de piso y de trabajo del hombre con el que la mujer había dormido, entró en la habitación anexa a la suya donde estaba ella.

Entonces, empezó a acariciarla y la penetró, "en la confusión de mi representada, que en un primer instante pensó que era otra persona, con la que había mantenido relaciones íntimas permitidas", enseña en su escrito esta parte.

Por eso, considera al acusado creador de un delito de abuso sexual con ingreso carnal y pide una condena de siete años de prisión y el pago a la mujer de una indemnización de diez.000 euros por los daños sicológicos y morales producidos.

Finalmente, la defensa niega los hechos y, además de esto, apunta que en ese instante el acusado "se encontraba bajo la predominación de la anterior ingesta de alcohol, cocaína y hachís, consumidos a lo largo de la noche y la madrugada en el instante previo, lo que le privó del bastante discernimiento de su seguir".

Por eso, solicita la libre absolución de su patrocinado, y caso de que se estimara que tuvo compromiso penal, pide que sea conocida la atenuante muy cualificada de intoxicación por consumo de alcohol y drogas, y la atenuante de dilaciones incorrectas.

Más información

Se encara a siete años por abusar de una mujer que dormía en la habitación de su compañero de piso