• viernes 07 de octubre del 2022

"Temor" de una vecina de Laredo frente a la puesta en independencia de su maltratador: No deseo ser una esquela

img

Laredo ha acogido la tercera y última concentración convocada para apoyarla

SANTANDER, 12 Jun.

Ana María Gutiérrez, una vecina de Laredo y víctima de crueldad machista, va a ver salir el sábado próximo a su atacante de la prisión, una situación frente a la que ha reconocido sentir "bastante temor", "inseguridad" y también "impotencia". "No deseo ser una mucho más, una bandera a media asta o una esquela en el jornal", aseguró.

Aunque ha asegurado que "procurará proseguir viviendo y continuar peleando", "no sabe de qué forma, ni lo que le pasará". "Deberé darme la vuelta a cada instante para entender lo que tengo tras la espalda", explicó este domingo en afirmaciones a Europa Press Televisión a lo largo de su asistencia a la tercera concentración estructurada por el Espacio Feminista Gaia para ofrecerle su acompañamiento, una cita a la que han acudido cerca de cien personas.

Con este ademán, Laredo ha amado acompañar la pelea de esta mujer, que tras haber subsistido a la crueldad machista debe enfrentar en este momento la salida de su atacante de la prisión, culpado por su caso a 5 años y 11 meses, sin medidas protectoras y con reportes especialistas que alertan de que no se ha producido un desarrollo de reinserción.

La víctima ha complacido este acompañamiento al colectivo organizador de estas concentraciones y a quienes las han secundado y ha asegurado que le da "fuerzas" el "entender que no está sola en esta pelea". "Deseo vivir y si puede ser libre y sin temor, mejor", dijo.

Pese a este respaldo, ha denunciado que "no está apoyada por la Justicia". "Ese es el inconveniente", dijo Ana María, quien explicó que hay un informe del penal del Dueso, en Santoña, que señala que su atacante "no se ha reinsertado, es arriesgado" y un "viable reincidente". "De qué manera te sentirás, con un temor que no puedes vivir. Intentas realizar vida habitual, pero es realmente difícil", ha reconocido.

Ana María cree que debe existir mucho más acompañamiento para gente como ella y ha sobre aviso de que la salida del atacante de la prisión no solo le influye a ella o su familia, sino más bien a toda la sociedad.

Y es que ha apuntado que todos y cada uno de los días en las novedades se ven casos de condenados que van de la prisión y vuelven a realizar lo mismo. "Pienso que es hora de ir mudando las leyes para realizar algo con esta gente", dijo.

A su juicio, si estas personas "no están para estar entre la multitud habitual", "debería haber algún lugar donde poseerlo o buscar la forma de poder reinsertarlos". "Yo no solicito que los encierren para toda la existencia sino hagan algo para reinsertarlos y vivir todos bien", ha aclarado.

Ana María ha recordado que hay "muchas mujeres" que sufren crueldad machista "pero no lo dicen y lo esconden" y ha reivindicado que hay que "salir a la calle" para denunciarlo.

Ha esperado que cualquier día concluya la crueldad machista pero piensa que antes, para conseguirlo, deberán "mudar muchas leyes". "Eso es cosa de gente muy vigorosa y no está en nuestras manos pero hay que continuar peleando que un día llegue ese día", dijo.

La concentración en acompañamiento de Ana María se ha festejado en los alrededores de la Casa de Cultura Doctor Velasco y ha incluido diferentes acciones o movimientos reivindicativos, como la interpretación de una canción en oposición a la crueldad machista, la lectura de un manifiesto por la parte de las organizadoras, o la colocación por la parte de todos los ayudantes de mensajes en un mural que afirmaban: 'Me comprometo a no ver para otro lado'.

En la balconada de la Casa de Cultura asimismo las organizadoras han puesto una pancarta con el lema 'Ni una menos', el que asimismo se ha coreado en la concentración.

Más información

"Temor" de una vecina de Laredo frente a la puesta en independencia de su maltratador: No deseo ser una esquela