Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Teresa Ribera continúa en el gobierno y supone un duro golpe para Cantabria, según Buruaga del PP.

Teresa Ribera continúa en el gobierno y supone un duro golpe para Cantabria, según Buruaga del PP.

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha expresado su crítica hacia el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, tanto en términos de su composición como por mantener en 22 la cifra de ministerios. Según Buruaga, este nuevo Gobierno demuestra que "las cosas no van a mejorar", señalando especialmente el nombramiento de Teresa Ribera como un golpe duro para la comunidad.

Buruaga ha manifestado su preocupación por la ratificación de Teresa Ribera como ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta, argumentando que sus políticas han sido "tóxicas y altamente perjudiciales" para Cantabria. Además, ha criticado su postura inflexible en relación con la Ley de Costas y su responsabilidad en las políticas energéticas que afectan la competitividad y viabilidad de las empresas en un contexto tanto nacional como internacional.

No obstante, Buruaga considera que lo más importante no son los ministros en sí, sino que el verdadero problema radica en que el presidente del Gobierno está "absolutamente rendido" e "intervenido por los independentistas". Según ella, los acuerdos alcanzados con estos grupos son "infames y altamente perjudiciales para todos", afirmando que Puigdemont y, por consiguiente, Esquerra Republicana de Cataluña, Bildu y Junts Per Catalunya son quienes dictan las políticas que se llevarán a cabo en España.

Por otra parte, Buruaga opina que Pedro Sánchez ha perdido la oportunidad de reducir un Gobierno "costoso e improductivo" al mantener un presidente, cuatro vicepresidentas y 22 ministros. Además, considera que esto envía un mensaje de "más sectarismo, más frentismo, más radicalidad y más intervencionismo", así como un mayor manejo y manipulación de los poderes e instituciones del Estado.

Ante estas circunstancias, la presidenta de Cantabria asegura que su Gobierno adoptará una postura firme y contundente, luchando en todos los frentes políticos, institucionales y judiciales para garantizar que España siga siendo un país de ciudadanos libres e iguales, con los mismos derechos, libertades y oportunidades para todos los españoles, independientemente de su lugar de residencia.

Buruaga afirma que no permitirá que los cántabros sean ciudadanos de segunda categoría y hará todo lo posible para seguir defendiendo el Estado de derecho, la convivencia democrática, el Estado de las autonomías y el principio de igualdad en el acceso a los presupuestos y sistemas de financiación.

Por último, Buruaga destaca que la izquierda y el Partido Socialista deberán enfrentarse a las consecuencias de su pacto, el cual, en su opinión, debilita la cohesión territorial de España y otorga más privilegios a aquellos que más tienen en detrimento de los que menos tienen.