Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Un año después, continúan sin avances las investigaciones sobre el naufragio del Vilaboa Uno y la desaparición de su tripulante.

Un año después, continúan sin avances las investigaciones sobre el naufragio del Vilaboa Uno y la desaparición de su tripulante.

El miércoles, 3 de abril, marca el primer aniversario del trágico naufragio del pesquero 'Vilaboa Uno' con base en Santander. Hace un año, el barco se hundió a seis millas de la costa de la capital cántabra, frente a Cabo Mayor, dejando dos tripulantes muertos y otro desaparecido.

Uno de los desaparecidos es Walter John Ferreyros Soto, de nacionalidad peruana y residente en Laredo. A pesar de que han pasado doce meses desde el suceso, aún no se ha encontrado su cuerpo. La investigación para esclarecer lo acontecido no ha arrojado aún resultados.

Los familiares de las víctimas han solicitado el reflotamiento del buque en un esfuerzo por conocer las causas del naufragio y prevenir futuros accidentes similares.

La Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) está pendiente de presentar un informe sobre el caso, aunque las familias siguen esperando respuestas concretas.

Según Milagros Ferreyros, hija de uno de los marineros desaparecidos, "no ha habido avances desde el año pasado, tal como nos han informado".

Tras el naufragio, siete tripulantes lograron ser rescatados, uno de ellos en estado grave. Sin embargo, las causas del accidente siguen siendo un misterio. Las familias esperan poder encontrar respuestas y cerrar este capítulo doloroso.

Los familiares piden que se reflote el barco para acceder al interior y poder esclarecer lo sucedido. Se basan en un contrato de Salvamento Marítimo que contempla la intervención con buceo en situaciones como estas.

Además, este miércoles 3 de abril se celebrará una misa en la iglesia San Francisco de Laredo en memoria de Walter John Ferreyros Soto, en un intento por mantener viva su memoria y esperanzados en encontrar respuestas.