• lunes 05 de diciembre del 2022

Un año por pegar contra el lavatorio de un pub la cabeza de un hombre, que perdió tres dientes

img


SANTANDER, 31 Oct.

Un hombre fué culpado a un año de prisión por un delito de lesiones causante de deformidad, por pegar la cabeza de otro contra el lavatorio de un pub de San Vicente de la Barquera, ocasionándole por ejemplo lesiones la perdida de tres dientes.

La sentencia, del Tribunal Supremo, desecha el recurso interpuesto por el procesado contra el fallo previo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, que paralelamente había ratificado el dictado por la Audiencia Provincial tras el juicio.

Según la novedosa resolución, dictada este mes y a la que tuvo ingreso Europa Press, se afirma demostrado que los hechos sucedieron en la madrugada del día 31 de agosto de 2017, sobre las 3.00 horas, dentro del baño de un local de ocio nocturno de la villa barquereña.

El implicado, con ánimo de menoscabar la integridad física de otro hombre, le agarró por la cabeza y le golpeó contra el lavatorio. A consecuencia de esta agresión, la víctima padeció diferentes lesiones, como fractura en mandíbula y pérdida de tres dientes, uno sustituido a través de implante.

Además de una primera asistencia facultativa, precisó 2 intervenciones quirúrgicas, tal como de 173 días de curación, de los que siete fueron de perjuicio personal grave, 95 moderado y 71 básico.

La AP estableció una indemnización de 7.614 euros por los días de curación de las lesiones y de 2.599 por la secuela, cuantía a la que habría que sumar la que se determine en etapa de ejecución de sentencia por el gasto asistencial al Servicio Cántabro de Salud.

La Fiscalía, que solicitaba una lástima de tres años y nueve meses de prisión, planteaba una indemnización de sobra de diez.000 euros.

Tras el juicio y las sentencias de instancia y apelación, el acusado repitió frente al Supremo exactamente las mismas alegaciones que logró al TSJC, al que recurrió por estimar que había sido culpado con base en una prueba de cargo deficiente para considerarle creador de las lesiones.

Esgrimió que exactamente la misma se había "con limite" al testimonio del damnificado y "sin acompañamiento en ninguna otra", al comprender que los
presentes incurrieron en distintas "contradicciones", particularmente en lo que se refiere al rincón donde se causó la agresión, dadas las "reducidas dimensiones" del baño.

Pero el prominente tribunal cantabrio estimó que no se había producido ninguna vulneración de su derecho a la presunción de inocencia, sino los jueces que le enjuciaron contaron con prueba de cargo "bastante", que valoraron "detalladamente" para finalizar la "directa
participación" del acusado en las lesiones sufridas por el afectado.

"La opinión efectuada por el Tribunal Superior resulta correcta" y dió una "contestación lógica, alentada y razonable", ha concluido en este momento el TS, que resalta la "adecuada conclusión" de la participación del acusado en los hechos enjuiciados y la "fragilidad de la proposición exculpatoria" del mismo.

"La condena resulta fundamentada sobre prueba de cargo
bastante y, por lo tanto, no existió vulneración alguna de su derecho a la presunción de inocencia, sin que el recurrente, en su lícita discrepancia pruebe arbitrariedad alguna", concluye la sentencia.

Más información

Un año por pegar contra el lavatorio de un pub la cabeza de un hombre, que perdió tres dientes

Noticias de hoy más vistas