• martes 7 de febrero del 2023

Un joven del Racing, único detenido por el momento por los combates entre "radicales" verdiblancos y del Málaga

img

Ultras de una "peña específica" del club verdiblanco se desplazaron a Piquío, donde desayunaban los llenes del Málaga

SANTANDER, 3 Oct.

Un joven de 22 años seguidor del Racing de Santander es, por el momento, el único detenido por los "altercados" del pasado sábado entre "radicales" del club verdiblanco y del Málaga, si bien la Policía Nacional prosigue mirando las imágenes de los hechos y se prevé que "en unos días" haya mucho más. Un aficionado de club malacitano resultó herido.

Así lo reveló este lunes la encargada del Gobierno, Ainoa Quiñones, en una rueda de prensa al lado de la jefe superior de la Policía Nacional en Cantabria, María del Carmen Martínez, y el jefe regional de Operaciones del Cuerpo, Miguel Ángel Ramos, tras reunirse con integrantes de la directiva del Racing para charlar de lo ocurrido y tomar "algún género de determinación" a fin de que no se vuelvan a generar estos accidentes, que asimismo se brindaron hace menos de un mes con llenes del Oviedo. "Esto no puede ser una guerra campal cada 15 días", dijo.

Según explicó Quiñones, el combate se causó el sábado por la mañana, unas horas antes del partido en El Sardinero --que era a las 16.15 horas--, en el momento en que "20 ó 30" llenes del Racing "de una peña específica" asistieron a la región de Piquío, en Santander, donde desayunaban apasionados del Málaga, iniciándose de esta forma los "altercados" entre los "radicales" de uno y otro club.

Quiñones, que de la misma ahora logró el sábado volvió a condenar el día de hoy estos altercados, ha negado ciertas aclaraciones publicadas con relación al hecho, ha aclarado ciertos datos de la publicación oficial emitida el sábado desde la Delegación del Gobierno y ha defendido el operativo policial predeterminado para un partido que --ha recordado-- no se encontraba proclamado de prominente peligro en tanto que no se habían registrado "accidentes anteriores" entre las dos aficiones en otras oportunidades.

Así, por poner un ejemplo, ha asegurado que es "completamente falso" que los apasionados del Málaga se desplazaran a Santander en buses o que llegaran a la ciudad más importante cantabria la víspera y se quedaran en hoteles y explicado que lo hicieron en automóviles privados y exactamente el mismo día del partido.

De hecho, el jefe de Operaciones explicó que se había visto que "radicales" del Málaga habían conseguido entradas para el partido en Santander "fuera de los canales habitualess".

También se sabía que para moverse, en vez de buses --como es lo frecuente--, habían escogido automóviles especial que no tenían como titular a los propios radicales que iban al partido, sino más bien de alquiler, algo con lo que piensan que se pretendía "procuraban eludir la supervisión".

Tras comprender estos datos, Quiñones y el jefe regional de Operaciones de la Policía han explicado que "desde primeras horas de la mañana" se hicieron controles precautorios en los accesos a la localidad para "advertir" estos automóviles y poder de este modo "acompañar" a esta afición a fin de que todo se desarrollase con normalidad.

Han explicado que, en el momento en que se estaban haciendo estos controles, se observó que ciertos ultras del Racing correspondientes a una peña verdiblanca se estaban desplazando de manera "desperdigada" hasta Piquío, donde estaban desayunando en una terraza apasionados del Racing.

Dado que desde la Policía Nacional saben que es frecuente que entre radicales de las diferentes hinchadas hay contactos entre ellos, ese movimiento les logró "colegir" que, a la visión de ese movimiento, podían haber quedado "para pegarse" --una quedada que se causó "en ese instante", no antes, según ha aclarado Quiñones--.

A la visión de este movimiento, se levantaron los controles y los agentes se dirigieron a Piquío, donde llegaron "veloz".

Quiñones ha asegurado que el combate en medio de estos radicales de uno y otro club duró cerca de un minuto gracias a la llegada de los agentes, que desperdigaron a los apasionados.

En ese instante, no hubo ninguna detención, que sí se causó unas horas después, en el momento en que ahora se habían visionado ciertas imágenes de lo ocurrido. De hecho, la única detención de momento se causó en el momento en que el seguidor verdiblanco procuraba entrar al estadio.

Tanto Quiñones como el jefe regional de Operaciones de la Policía Nacional han asegurado que tras el combate de Piquío no se causó "ningún hecho" mucho más y la día futbolística se desarrolló entonces de manera "habitual".

Sí que se incrementaron los controles de ingreso a El Sardinero, lo que logró que ciertos apasionados verdiblancos no tengan la posibilidad de estar a tiempo para el comienzo del partido.

Los apasionados del Málaga fueron "totalmente determinados", fueron puestos en una región de tribuna sur para presenciar el partido y la supervisión sobre ellos se sostuvo a lo largo de la salida del estadio y de la región.

Quiñones ha asegurado que la Policía Nacional "logró su trabajo y lo logró realmente bien", con un operativo en el que participaron "prácticamente cien agentes".

Además, expresó su "rechazo absoluto" a quienes en vez de condenar los hechos y a quienes forman parte en esta clase de combates violentos, "siempre y en todo momento ponen la pelota en el otro tejado" y se quejan del dispositivo policial.

Por otra sección, y con relación a la asamblea mantenida con integrantes de la directiva racinguista, Quiñones explicó que se ha pedido al club verdiblanco que no deje entrar al estadio a esos apasionados que tengan sentencia estable por actos violentos.

Quiñones ha señalado que esta tarde hay sosprechada asamblea de la Junta Directiva del Racing y piensan que, de ella, podrían salir "distintas ideas".

Está pensado que se contengan en los próximos partidos los controles "pormenorizados" pues "a mucho más controles, mucho más seguridad", aseguró Quiñones.

El próximo partido que disputará el Racing en El Sardinero va a ser el 12 de octubre, a las 21.00 horas, contra el Zaragoza, un acercamiento que sí fué proclamado ahora de prominente peligro.

Más información

Un joven del Racing, único detenido por el momento por los combates entre "radicales" verdiblancos y del Málaga