• lunes 05 de diciembre del 2022

Un par de años y medio por enseñar un archivo bancario falso para eludir un desahucio

img

La acusada, que ha reconocido los hechos y fué sentenciada por estafa, debe indemnizar a los dueños de la vivienda en 5.560 euros

SANTANDER, 27 Sep.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha culpado a un par de años y medio de prisión y al pago de una multa de 3.000 euros a una mujer que presentó un certificado bancario falso como prueba en un juicio para eludir un desahucio.

La vista se encontraba sosprechada este martes en la Sección Primera de la AP, pero no se ha festejado por el hecho de que la Fiscalía alcanzó un convenio con la Defensa tras admitir la acusada los hechos y al estimar que concurre la coyuntura atenuante de reparación del daño, en tanto que consignó 600 euros en el juzgado antes del plenario.

La app de esta atenuante llevó al ministerio público a achicar la solicitud como condena, que en un inicio era de 4 años y medio de prisión y exactamente la misma multa por un delito de estafa.

Alcanzada la conformidad, la Sala ha dictado sentencia en los términos del acuerdo suscrito por las partes, que implica una indemnización a los dueños del inmueble en 5.560 euros por las facturas impagadas y los perjuicios sufridos al no conseguir la restitución de su vivienda.

Según el relato de hechos del escrito de acusación, que se llevó a la sentencia, la mujer y su pareja vivían en una casa arrendada. Tras no abonar ciertas rentas y distintos pagos, los dueños presentaron una demanda de desahucio.

En la contestación a la demanda, la acusada aseveró haber abonado los pagos de abastecimientos que se le demandaban y, antes a la visión oral, presentó un archivo elaborado por ella misma en el que constaba un certificado de transferencia que en teoría había efectuado para el pago de los recursos.

Esta "argucia" logró opinar erróneamente al juez que se habían abonado semejantes recursos, declarando de este modo la improcedencia del desahucio.

Esto provocó perjuicios económicos a los arrendadores, que tuvieron que enfrentar el pago de semejantes abastecimientos y se vieron privados de la oportunidad de recobrar la vivienda.

Por ello, la acusada es sentenciada en este momento como autora de un delito de estafa, con la agravante de reincidencia, puesto que había sido sentenciada por delitos afines en otras oportunidades.

Más información

Un par de años y medio por enseñar un archivo bancario falso para eludir un desahucio

Noticias de hoy más vistas