Una destacada influencer se encuentra bajo investigación por el supuesto robo de un mastín perteneciente a un ganadero cántabro.

Una destacada influencer se encuentra bajo investigación por el supuesto robo de un mastín perteneciente a un ganadero cántabro.

La Guardia Civil de Cantabria está investigando el presunto robo de un perro de un ganadero en el pueblo de Asón, en el municipio de Arredondo, por parte de una creadora de contenido en TikTok. La joven pensó que el perro estaba abandonado y, al no encontrar un microchip, decidió darlo en adopción a una familia.

El dueño del perro, Roberto Abascal, ha presentado una denuncia al respecto y tanto él como fuentes de la Guardia Civil han confirmado que se está llevando a cabo una investigación para esclarecer los hechos.

Según relata Abascal, se percató de la ausencia de su perro, llamado 'Chulo', a mediados de diciembre. El cachorro de seis meses estaba junto a otros tres mastines encargados de proteger a sus cabras en los Collados del Asón. El ganadero vio por última vez al perro el día 12 y comenzó a echarlo de menos alrededor del día 14. En un principio, no le dio mucha importancia, ya que suele dejarles comida para varios días. Abascal señala que, en esas fechas, las cabras suelen bajar a zonas más bajas debido al mal tiempo.

En ese momento, la tiktoker en cuestión pasó por el lugar y pensó que el perro estaba abandonado, por lo que se lo llevó a su casa mientras grababa el suceso. Posteriormente, publicó el video en su cuenta de TikTok, donde Abascal lo vio el 20 de diciembre. El ganadero intentó comunicarse con la chica a través de otras redes sociales para pedirle que le devolviera el perro, pero ella se negó, argumentando que lo había llevado al veterinario y lo había dado en adopción debido a la falta de un microchip.

Abascal admite que 'Chulo' no tenía microchip porque estaba en el monte cuidando de las cabras y no tenía acceso a un veterinario que se lo colocara. Tenía la intención de ponerle el chip cuando bajara con las cabras a las cuadras, pero ahora asume que podría enfrentarse a una sanción por no cumplir con la normativa que establece que el chip debe colocarse a los tres meses de edad del animal.

Mientras tanto, Abascal desconoce el paradero de su perro, pero cree que la familia que lo ha adoptado está al tanto de la situación. Hace un llamamiento para que le devuelvan a 'Chulo'. Además, destaca que la tiktoker lo llevó desde un punto a un kilómetro de distancia de su pueblo, por lo que cualquier vecino habría podido informarle de que el perro tenía dueño. También señala que la chica podría haber informado al Seprona en lugar de llevárselo.

Abascal asegura que puede demostrar que el perro es suyo a través de fotos y pruebas genéticas, ya que es dueño tanto del padre como de la madre de 'Chulo'.

En conclusión, el ganadero espera poder recuperar a su perro y teme que, después de esta experiencia, 'Chulo' pueda haberse vuelto demasiado sociable y ya no sirva para proteger a las cabras. Abascal afirma que estos perros deben ser tratados como uno más del rebaño y no deben ser acariciados ni alimentados por personas externas.

Tags

Categoría

Cantabria