• lunes 6 de febrero del 2023

Unos 125.000 cantabrios estaban bajo riesgo de pobreza en 2021, un 2,9% menos que el año previo, según EAPN

img


SANTANDER, 17 Oct.

Unas 125.000 personas estaban bajo riesgo de pobreza en Cantabria en 2021, lo que piensa el 21,4% de la población total y un descenso del 2,9% o unas 16.000 personas en relación a 2020, según los datos que ha brindado este lunes la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) en Cantabria a causa del XII Informe 'El Estado de la Pobreza. Seguimiento de los indicadores de la Agenda 2030 UE 2015-2021', anunciado el pasado viernes.

Así lo indicó el presidente de EAPN Cantabria, Daniel Pesquera, quien ha señalado que este último año se registró en Cantabria una optimización en la "práctica integridad" de las estadísticas que se proponen con el indicio AROPE (bajo riesgo de pobreza y/o exclusión, en castellano), que tiene presente la población bajo riesgo de pobreza, la población con carencia o privación material severa (PMSS), y la que vive en hogares con intensidad reducida de empleo (BITH).

Con ese descenso de cantabrios bajo riesgo de pobreza, que en todo el país ha incrementado 0,8 puntos, la zona se ubica entre las cinco comunidades autónomas con menor tasa AROPE.

El análisis por sexo señala que el esencial descenso de la tasa en Cantabria hay que a la optimización en la situación de los hombres, donde se disminuye en 5,6 puntos, al tiempo que para las mujeres sigue prácticamente como en 2020. Así, la brecha de género incrementa y la tasa AROPE en el ámbito femenino llega al 22,3%, siendo la de los hombres del 20,5%.

En cuanto a la PMSS, hablamos de un indicio de carencia, que exhibe la contrariedad para consumir ciertos artículos específicos básicos que se definen a nivel europeo y piensa una puerta de inseguridad muy grave para los damnificados. Se emplean 13 componentes, y si un individuo tiene carencia de 9 de ellos, se considera en PMSS.

Los indicadores son: Retrasos en pago de costos de vivienda primordial o compras a plazos en el último año; No poder posibilitarse una temperatura correcta en la vivienda; No poder irse de vacaciones cuando menos una semana por año; no poder comer carne, pollo o pescado cada un par de días; no tener aptitud para enfrentar costos imprevisibles; no poder tener un automóvil; no poder reemplazar muebles deteriorados por unos nuevos; no poder reemplazar la ropa; no poder tener 2 pares de zapatos; no poder reunirse con amigos o familiares para comer o tomar algo una vez por mes; no hacer ocupaciones de ocio de forma regular; no poder gastar dinero en si mismo; no poder posibilitarse conexión web en la vivienda.

Solo 4 de ellos detallan en Cantabria valores mucho más altos que la media nacional, y la mayor diferencia está entre la gente que no tienen la posibilidad de posibilitarse internet, que en Cantabria es del diez% y en España del 2,7%. Los otros tres son el no poder irse de vacaciones (34% con en comparación con 32,7%); no poder comer carne (6%-4,7%); y no poder reunirse con amigos o familiares (9,3%-8,6%).

En relación con el año previo han descendido 5 componentes y 8 han incrementado, resaltando el desarrollo de cantabrios que no tienen la posibilidad de posibilitarse una temperatura correcta en sus hogares que dobla su porcentaje hasta el 11,5%. También han incrementado un 68,7% las que no tienen la posibilidad de consumir proteínas; un 60,7% los que no tienen la posibilidad de quedar a tomar algo; y un 53,6% quienes no tienen la posibilidad de formar parte en ocupaciones de ocio.

La pobreza severa reúne a quienes viven en hogares con capital "excepcionalmente bajos", con una renta inferior a 6.417,3 euros por año (535 por mes).

En 2021, la tasa de pobreza severa en Cantabria fué del 6%, lo que piensa una reducción de 2,7 puntos en oposición al año pasado y ubica a la zona como la tercera de España con menos tasa, solo sobre Navarra y País Vasco. En términos absolutos, en Cantabria hay unas 35.000 personas en esta situación, por las 50.900 de 2020.

El indicio BITH, que tiene relación a la gente en edad de trabajar que viven en hogares en los que se trabaja menos del 20% de su capacidad total de empleo, es el único que no registró una optimización en 2021, en tanto que marcó un aumento de 16.000 personas o del 3,5% en relación a 2020, lo que piensa que en Cantabria hay, en suma, 50.000 personas en esta situación.

Esta tasa BITH en la zona se ubica justo bajo la media nacional (11,6%), y, además de esto, ha incrementado para los dos sexos en Cantabria, más que nada en las mujeres, que subió 6,2 puntos, con en comparación con desarrollo de un punto en la situacion de los hombres. Esto señala que de esas 16.000 novedosas personas que están en esa situación, 14.000 son
mujeres.

Según señala la EAPN, la renta media por persona en Cantabria es de 12.848 euros, 579 euros mayor que la media nacional. Respecto a 2020, ha incrementado cien euros, al tiempo que en todo el país lo hizo 22. Respecto a la renta por unidad de consumo, para 2021 es de 18.659 euros, 556 euros mayor a la media de España y con un incremento en oposición al año previo de 81 euros, por los 13 nacionales.

Respecto a la desigualdad en Cantabria, medida por múltiples indicadores como el GINI, la proporción de gente pobre es algo mayor que en 2020, y se padece "con mayor intensidad", y se disminuye el tamaño del conjunto de población mucho más rica, tal como sus capital.

Con todos estos datos, las entidades que forman la EAPN en Cantabria han complacido los adelantos logrados en los últimos meses con la Administración, y hicieron un llamamiento a fin de que, "estando cerca las selecciones", se prosiga haciendo un trabajo en esta línea de consenso y se logren hacer acciones políticas sociales para progresar la situación en estos colectivos y lograr los objetivos de la agenda 2030.

"Es requisito llevar a cabo políticas diferentes, por el hecho de que con las que se han establecido hasta la actualidad no conseguimos achicar la pobreza y la exclusión popular", ha concluido Daniel Pesquera.

Finalmente, preguntado por las previsiones de estos datos para 2022 y el viable incremento de la pobreza causado por la Guerra en Ucrania, Pesquera ha subrayado que a pesar de que los datos se van a conocer "el año próximo" y va a ser en el momento en que se sepa de qué forma afectó el conflicto armado, todos saben "la problemática que hay con la energía" y que cada vez suben mucho más los costes y hay menos elementos económicos, con lo que abonar los recursos "va a ser poco a poco más bien difícil".

Por otro lado, el secretario técnico en Coordinadora Cántabra de ONGD, Juan Carlos Velasco, ha anunciado el software de ocupaciones para esta semana con ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que incluirá -aparte de un acto en la plaza de Ayuntamiento que tuvo rincón a las 11.00 horas- un espectáculo de marionetas colosales para pequeños en la Filmoteca de Cantabria el 22 de octubre, a las 12.00 horas, tal como la proyección de una película.

Más información

Unos 125.000 cantabrios estaban bajo riesgo de pobreza en 2021, un 2,9% menos que el año previo, según EAPN