• lunes 05 de diciembre del 2022

Unos 50 ultras del Racing y Málaga quedan para pegarse y crean una "guerra campal" en Piquío

img

No hay heridos graves y por el momento tampoco detenidos, el Racing y Delegación condenan los hechos y se fortalecerá la seguridad

SANTANDER, 1 Oct.

Grupos de apasionados radicales del Real Racing de Santander y del Málaga Club de Fútbol quedaron este sábado para pegarse en la región de los Jardines de Piquío de la ciudad más importante cantabria, donde se han mencionado en torno a 50 personas que han protagonizado una "guerra campal", anterior al acercamiento que disputarán los dos equipos por la tarde, y que no se encontraba calificado como de "prominente peligro".

El combate entre llenes de uno y otro grupo se ha producido sobre las once de la mañana en la región de los Jardines de Piquío, cercana a los Campos de Sport de El Sardinero, donde se festejará el partido.

Los "graves altercados" tuvieron rincón solamente un mes tras los que sostuvieron en el centro de la región seguidores del grupo verdiblanco y del Oviedo.

Esta vez, la riña entre ultras rancinguistas y malagueños fué al lado de establecimientos hosteleros de Piquío, que el gerente de uno ha calificado de "guerra campal", en afirmaciones a RNE agarradas por Europa Press.

A juicio de este testigo, si bien "llegaron serenamente" al rincón para desayunar, "se ve que habían quedado para pelearse", y indicó sobre esto que portaban "bengalas" y que han "despedazado" asimismo moblaje del local, con lo que en este momento debe "perder tiempo y dinero" por culpa, dijo, de "esta gentuza".

La encargada del Gobierno, Ainoa Quiñones, ha señalado a exactamente la misma emisora que el Racing-Málaga no se encontraba calificado como partido de "algo peligro", pero tras lo ocurrido se marcha a remarcar la seguridad y se marchan a intensificar los controles de ingreso al estadio, con lo que "van a abonar justos por pecadores".

No se han registrado heridos graves o que precisasen traslado a un centro hospitalario, y a la primera hora de la tarde tampoco había detenidos por estos hechos, que el Racing ha culpado por medio de su cuenta en Twitter, publicando el próximo mensaje: "El Real Racing Club condena los actos violentos sucedidos esta mañana en Piquío, estos sucesos no representan ni al racinguismo ni a la afición del fútbol español. La crueldad no posee cabida en Los Campos de Sport de El Sardinero #RacingMálaga".

También lo hizo la encargada del Gobierno tras un combate "ordenado y premeditado": "No me cabe en la cabeza que personas queden para pegarse entre sí", ha aceptado, a la par que en otra entrevista radiofónica se ha confesado "cabreada" y "atemorizada". "No me lo creo", ha insistido.

Ha sido en la Cadena Ser, a la que indicó que la riña ha durado poco tiempo merced a la rápida intervención policial, solamente "un minuto", según ha señalado, y tras señalar que se marcha investigar lo sucedido y a comprobar cámaras de vigilancia, se mostró persuadida de que "en poco tiempo" va a haber arrestos por estos sucesos, como sucedió con el combate entre racinguistas y ovetenses.

A través de un aviso, Quiñones ha culpado las "imágenes lamentables protagonizadas por quienes se piensan apasionados de deportes en el momento en que lo que hacen no representa ni al fútbol ni al deporte, sino más bien de la crueldad gratis y que empaña la imagen de los auténticos apasionados".

Según ha detallado, desde primera hora de la mañana, hacia las 7.30 horas, el dispositivo de la Policía Nacional ahora se encontraba listo para supervisar a los apasionados del Málaga que asistían a Santander para ayudar al partido.

Así, indicó que se establecieron controles en los primordiales accesos de la región, en la S-10, la S-20 y las nacionales N-623 y N-611, para supervisar a los apasionados, "varios de ellos ultras, que llegaban desde Málaga y de alguna otra afición de otros equipos que se unían a ellos".

"Tanto estos apasionados ultras como los del Racing se habían mencionado por redes para pegarse, algo que sabían en la Policía Nacional merced al trabajo de los servicios de información, lo que permitió que las entidades policiales hayan actuado velozmente", dijo la encargada.

En este sentido, ha señalado que "los dos conjuntos de apasionados radicales, tanto los que venían de fuera como los del propio Racing, se habían mencionado para pegarse".

"Se han juntado en la región de Piquío pero en menos de un minuto la Policía Nacional ha anulado la situación, con la instantánea presencia de entidades de Intervención Policial y de Prevención y Reacción, las UIP y UPR, tal como entidades de Seguridad Ciudadana y de la Brigada Provincial de Información", ha valorado.

Quiñones ha reiterado que "esto no es representativo del fútbol ni del deporte, sino más bien ocasiones violentas provocadas por conjuntos radicales tanto de fuera como de nuestra localidad".

Además, ha criticado que "estos apasionados radicales del Racing estén empeñando la imagen de su club en este año que ha ascendido a Segunda División".

"La afición del Racing vivió meses atrás con orgullo y también ilusión la subida del aparato a Segunda División, y pienso que lo que menos deseaban y aguardaban es que unos pocos violentos ensuciasen la imagen del club y los valores del deporte", ha apostillado.

La encargada del Gobierno ha sobre aviso que, "ya que es la segunda vez que debemos ver imágenes lamentables ocasionadas por apasionados radicales del Racing al lado de otros con los que se citan para agredirse, he ordenado que se acentúen los controles a todos y cada uno de los escenarios toda vez que haya partido, no solo a lo largo de la día sino más bien asimismo en los accesos al estadio".

"Sé que esto dañará a toda la afición pero debemos terminar con la imagen que causan estas personas violentas y, para ellos, es precisa la colaboración de todos", dijo, y ha adelantado que esta semana sostendrá una asamblea con representantes del Real Racing Club, la Asociación de Peñas Racinguistas y la Policía Nacional para "terminar con esto lo antes posible" y eludir una viable futura "desgracia".

Más información

Unos 50 ultras del Racing y Málaga quedan para pegarse y crean una "guerra campal" en Piquío

Noticias de hoy más vistas