Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Veredicto condenatorio para los acusados del fatal accidente en Castelar: culpables de homicidio imprudente

Veredicto condenatorio para los acusados del fatal accidente en Castelar: culpables de homicidio imprudente

En un veredicto unánime, los dos conductores implicados en el accidente mortal en la calle Castelar de Santander han sido declarados culpables por el jurado de un delito de homicidio por imprudencia, además de otros delitos contra la seguridad vial. El principal acusado, B.B., cuyo Audi negro colisionó contra la moto, y el segundo implicado, A.B., que iba en un Golf rojo y fue considerado cooperador necesario por la mayoría de los votos del jurado.

El juicio, celebrado en el complejo judicial de Las Salesas, duró cerca de doce horas y el fiscal ha pedido cinco años de prisión para B.B. y cuatro años y medio para A.B. Además, se solicitó que se les prive del derecho a conducir vehículos a motor durante diez años y una indemnización de más de 300.000 euros para la familia de la víctima.

Los abogados defensores han propuesto condenas de tres años y medio de prisión para B.B. y tres años y seis meses para A.B., además de periodos sin conducir y multas económicas. El tribunal del jurado consideró que ambos conductores actuaron con negligencia y temeridad, circulando a velocidades peligrosas y poniendo en riesgo la vida de los demás.

Según las pruebas presentadas, los acusados participaron en una carrera ilegal por las calles de Santander, circulando por encima de los límites de velocidad permitidos. El accidente resultante causó la muerte del joven motorista de 19 años, que circulaba a una velocidad menor en el momento de la colisión.

El tribunal también determinó que A.B. conducía bajo los efectos de cannabis, lo que fue considerado un agravante en su participación en el accidente. Ambos conductores fueron acusados de actuar con desprecio por la vida de los demás y de haber aceptado los riesgos de sus acciones, a pesar de las consecuencias fatales que podrían implicar.

Los jurados destacaron que B.B. tenía antecedentes penales relacionados con la conducción temeraria, el consumo de sustancias estupefacientes y la desobediencia a la autoridad. En consecuencia, se opusieron a cualquier beneficio que les permitiera evitar la ejecución de las penas impuestas o a la posibilidad de un indulto por parte del Gobierno.