Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Médicos rechazan la oferta de Sanidad y mantienen la suspensión de operaciones vespertinas.

Médicos rechazan la oferta de Sanidad y mantienen la suspensión de operaciones vespertinas.

El Sindicato Médico ha criticado duramente a la Consejería de Sanidad por abandonar las negociaciones para la subida de precios de las peonadas. Ayer, todas las organizaciones sindicales rechazaron la propuesta que les ofreció Sanidad. El Servicio Cántabro de Salud advirtió que sería la última, y que si no se aceptaba, se romperían las negociaciones. Como consecuencia, los profesionales no van a retomar al actividad quirúrgica ni de consultas que se hacía por las tardes para reducir las listas de espera.

Los sindicatos llegaron a este acuerdo tras la Mesa Sectorial celebrada ayer, ya que Sanidad se ha “negado” a seguir negociando y ha dejado el trabajo para llegar a un acuerdo para el próximo Gobierno, algo que los sindicatos consideran una “gravísima irresponsabilidad”.

A principios del mes pasado, los profesionales médicos suspendieron voluntariamente el trabajo adicional de las tardes como medida de protesta para que se incrementaran los precios, que llevan congelados 12 años. Sin embargo, los sindicatos se han quejado de que “realmente no ha habido negociación” por parte de Sanidad, ya que no han escuchado sus propuestas.

Santiago Raba, el vicepresidente del Sindicato Médico, ha asegurado que lo que ha ocurrido es algo “inaudito e inédito” en la Consejería de Sanidad, que tiene la “obligación” de negociar. Ha puntualizado que la ruptura del diálogo no se debió a la falta de capacidad económica para subir los precios, sino a una “cuestión ideológica” del Consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, que no cree en estos programas especiales porque piensa que las listas de espera son un problema puntual y no quiere hacer planes plurianuales.

Los profesionales de la sanidad pública denuncian que se está produciendo una “privatización encubierta”. Las operaciones más simples se están externalizando a clínicas privadas, mientras que los centros públicos son los que se encargan de las intervenciones más complejas.